Los nuevos iPhone de 2018 podrían traer 4GB y el doble de batería - Marketpple
Seleccionar página

Aunque falta todavía mucho para que los conozcamos finalmente, los iPhone de 2018 que Apple podría presentar no dejan de estar en boca de todos los analistas, y por tanto la avalancha de rumores no deja de crecer. Uno de los últimos en darse a conocer, y que viniendo de quien viene (el analista de KGI Securities Ming-Chi Kuo) bien merece la pena tener en cuenta es el que afirma que puede que Apple deje como discontinuado al actual iPhone X y se centre en uno de segunda generación, junto con un modelo con pantalla LCD de 6,1 pulgadas, además de un modelo superior en tamaño y que se llamaría iPhone X Plus.

 

Y para dar más detalles de su idea, nos deja una serie de afirmaciones bastante interesantes.

 

El nuevo modelo sería un terminal intermedio entre el sucesor del iPhone X y su versión Plus. Por un lado se afirma que los fabricantes taiwaneses Pegatron, Foxconn y Wistron serán los principales ensambladores del iPhone de este tamaño, con 60 por ciento, 30 por ciento y 10 por ciento de asignación respectivamente. Su diseño sería similar al iPhone X sin bordes, sin botón Home y con notch. Además, su acabado será en aluminio, por lo que no contaría con carga inalámbrica. Pero sí que dispondría la cámara TrueDepth y el reconocimiento por Face ID. Además vendría con una memoria de 4GB.

 

La idea con este iPhone es ir acabando con los paneles LCD e incorporar de manera paulatina el Face ID y las características que hemos visto en el iPhone X. Tendría una pantalla LCD y no OLED. Japan Display suministrará alrededor del 70 por ciento de los nuevos paneles para este nuevo modelo, y tamaño. Los rumores sugieren que Apple utilizará las pantallas LCD Full Active de seis pulgadas de Japan Display que solo requieren biseles ultrafinos de tan solo 0,5 mm en los cuatro lados, superiores y laterales.

 

La batería sería de una pieza rectangular y casi un 9% mayor, dando una capacidad de entre 2.850-2.950 mAh. Notable mejora en este aspecto a lo que estamos acostumbrados.

 

El precio de este supuesto nuevo modelo estaría entre los $700 y $800. Este es quizás el dato menos creíble, después de que Apple sacado al mercado el iPhone X con un precio notablemente superior a modelos anteriores.

 

Evidentemente, este no será el último rumor. Esto no ha hecho más que empezar. Pero si que sigue la tendencia de muchos otros analistas que coinciden con la idea de un iPhone con nuevo tamaño y pantalla LCD en vez de OLED, lo cual efectivamente repercutiría en el precio a la baja.

 

El argumento del analista en cuestión es que Apple necesita hacer un teléfono con las ideas iPhone X pero más barato, de ahí que se use LCD y aluminio. Así que simplemente toca esperar hasta otoño.