Seleccionar página

He de confesar que cuando fueron presentados los AirPods supe que los querría tener. No tube dudas de que en el momento que fuera posible me haría con ellos.

No fue fácil, ya que aún a día de hoy son escasos y hay tiempos de espera de semanas. Pero de repente un día en concreto de Enero estaban disponibles en la web de Apple y pude reservarlos para recogida ese mismo día. Suerte!

Y trás casi 6 meses de uso, no tengo ninguna duda de que son lo que esperaba que fueran. Es cierto que hay cosas que deben evolucionar, por ejemplo en cuanto a opciones de manejo desde los propios AirPods (subir o bajar volumen, siguiente canción, …) sin ser mediante Siri. También es verdad que pronto podremos configurar unas cuantas cosas como por ejemplo asignar funciones a toques en cada uno por separado.

En cuanto al uso en sí, en mi opinión son una maravilla. Ligeros pero estables, con una calidad de sonido muy buena, pero sobre todo cómodos. Muy muy cómodos. Tanto para simplemente escuchar música o hablar por teléfono, como para hacer deporte. Y esta última forma de uso es la que más me ha satisfecho, sin duda.

Siempre he usado auriculares bluetooth para hacer deporte, varios modelos, y al final acababa utilizando los que más seguridad de no caerse me brindaban, a costa de perder en algunos casos cierta comodidad. Pero se terminó el problema. Los AirPods no se mueven. Hagas lo que hagas, el ejercicio que sea. No se mueven. Y no te enteras de que los llevas puestos. Es más, en el hipotético caso de que uno de los dos se desprendiera, la música se detendría en el otro y por tanto no hay opción a perder uno de ellos mientras tengas el otro en tu oreja. Sabrás al instante que uno no está en su sitio.

He de confesar que al principio tuve problemas de desconexiones durante llamadas de teléfono. A los pocos minutos, sufría el corte. Y resultó ciertamente frustrante, ya que uno tiende a convencerse de que un dispositivo que cuesta lo que cuestan los AirPods no puede permitirse el lujo de fallar en una de las funciones más esenciales. Pero fallaban. Afortunadamente duró poco, ya que con la actualización de IOS 10.3 y las propias actualizaciones de Firmware de los AirPods, el problema de ha esfumado.

Ya no hay nada que no pueda hacer con ellos. Y es ilusionante lo que se acerca en cuanto a posibilidades y configuraciones.

Por último, no quiero dejara pasar la oportunidad de comentar su complemento natural. El estuche de carga es sencillamente genial. En cuanto a la autonomía que les brinda cuando la necesitas, como por su diseño y, en especial, su idea en sí. Espectaculares.