Seleccionar página

Con la llegada del nuevo iOS 11 nuestros dispositivos, y como suele ser habitual con cada nueva versión que Apple lanza de su sistema operativo, uno tiende a pensar que ésta será bienvenida y nuestro viejo iPhone o iPad rejuvenecerá y podremos acceder a todas las nuevas funcionalidades que la nueva versión nos puede aportar. La realidad es que no siempre es así. De ha discutido en innumerables ocasiones y foros si Apple ralentiza nuestros viejos dispositivos con cada nueva versión, para así convencernos de que debemos dar el salto a un dispositivo más moderno. Esto, como se ha demostrado, no es así. Simplemente ocurre que cada nueva versión de iOS suele llegar con nuevas funcionalidades y características que solicitan más recursos de nuestros dispositivos par poder llevarse a cabo (piensa en la tan aclamada Realidad Aumentada o la multitarea real que han ido llegando). Y no todos los dispositivos pueden ser capaces de absorber la carga de procesamiento que esas tareas requieren. Por tanto, es muy posible que tras actualizar tu viejo iPhone al nuevo iOS 11, el rendimiento y la rapidez de respuesta se hayan visto comprometidos y notes que ya no va tan fino como cuando lo compraste. Sobre todo si la actualización a iOS se realiza como tal, actualizando sobre la versión anterior en vez de hacer una instalación limpia.

 

Por tanto, siempre es una buena alternativa solucionar parte de los problemas que nos empecemos a encontrar haciendo una instalación nueva de iOS, una instalación limpia. Vamos a ver como realizarla.

 

Pasos previos

 

  • Hacer una copia de seguridad en tu Mac o PC desde iTunes.
  • Hacer una copia de seguridad en iCloud. Lo necesitarás para recuperar las conversaciones de WhatsApp y los datos de Salud de tu Apple Watch. Se perderán las conversaciones de iMessage, puesto que aún no se ha activado el respaldo en iCloud. Y además, si tu dispositivo no es compatible con iOS 11, se perderán los datos de Salud.
  • Hacer capturas de pantalla de tu Home, o un listado de las apps instaladas. Y verificar que las apps más importantes para ti están todavía disponibles en App Store.
  • Exportar y guardar todas tus fotos a tu Mac o PC y bórralas.

 

Instalación limpia

 

La forma más segura de hacer una instalación limpia de iOS es mediante iTunes en tu Mac o PC. También es la más rápida. Para ello:

  • Desactiva Buscar mi iPhone en Ajustes > ID de Apple > iCloud > Buscar mi iPhone. Te pedirá la contraseña de tu Apple ID.
  • Conecta tu dispositivo mediante cable Lightning y abre iTunes.
  • En el resumen de tu dispositivo, haz click en Restaurar iPhone o iPad.
  • iTunes comenzará la descarga.
  • Una vez se termine la descarga, sigue los pasos y acepta los términos y condiciones de licencia de iOS.
  • El dispositivo comenzará con la restauración, borrando TODtodoO el contenido del equipo.
  • Al terminar el proceso, te pedirá diferentes configuraciones: introducir un código de seguridad, configurar Touch ID, conectarte a una red WiFi, etc.
  • Elegir «Configurar como iPhone o iPad nuevo«. Así tendremos nuestro dispositivo como recién salido de la caja. Sin apps instaladas ni posibles errores que se hayan arrastrado en las copias de seguridad. Al introducir nuestras credenciales del Apple ID y iCloud, recuperaremos todos los contactos, notas, entradas de cine, tickets de avión y datos de Salud. Las pestañas de Safari también deberían estar en iCloud con el nombre de tu iPhone o iPad antes de la restauración.

Una vez finalizado el proceso, se deberá configurar ciertas cosas que no pueden ser salvadas, como tonos, fondo de pantalla, e instalar apps de terceros, así como volver a copiar fotos y música al dispositivo, si así lo queremos.

 

Una instalación limpia siempre es una buena idea para corregir ciertos errores que se van heredando entre versión actualizadas. Seguro que con ello tu viejo iPhone o iPad rejuvenece un poco y vuelve a ser un poco más parecido a cuando salió de la caja.