Seleccionar página

Esa es la cuestión que trae de cabeza a la mayor parte de analistas del mundo Apple. En las últimas horas, varios de los más reputados medios y analistas están empezando a coincidir en que con el nuevo iPhone (10ª aniversario) que veremos en otoño, veremos también un nuevo y revolucionario método de autenticación. Un método que podría hacer desaparecer el actual TouchID, con el que usamos nuestra huella dactilar, para pasar a un escáner facial 3D. Un nuevo sistema de seguridad que permite a los usuarios iniciar sesión, autenticar pagos e iniciar aplicaciones seguras escaneando su cara. El dispositivo será capaz de escanear la cara de los usuarios para identificarlos.

Según los primeros datos, la tecnología de Apple es capaz de reconocer en cuestión de milisegundos la cara de una persona. De hecho, además podría hacerlo sin estar enfocando directamente a la cara, por ejemplo, con el dispositivo sobre la mesa. Este podría ser el factor diferenciador, algo a lo que Apple nos tiene acostumbrados. Es decir, un escáner capaz de no solamente de capturar la imagen como tal, sino también la profundidad para tener más información del usuario.

Hasta ahora, la mayoría de las filtraciones e informes que hemos visto en relación con el «iPhone 8» han señalado un dispositivo sin un botón de inicio Touch ID físico sino más bien que vendría integrado en la pantalla. Pero con los comentarios del analista Ming-Chi Kuo y Bloomberg, parece ser que las cosas han cambiado.

Veremos en Septiembre lo que nos muestra Apple. Siendo el 10º aniversario del lanzamiento del primer iPhone, hito que cambió el destino de la compañía para siempre, se espera que el nuevo terminal sea toda una declaración de fuerza y diferenciación con respecto a cualquier otro fabricante. Queda poco para saber mucho.